¿Cómo secar y curar los cogollos?

con No hay comentarios

Para muchos es la parte mas difícil de aguardar, ya que luego de cortar nuestra preciada planta, es muy engorroso esperar a probar los cogollos que tanto hemos cuidado. Pero tranquilos, que toda espera como sabemos, tiene su gran recompensa.

 

SECADO: “La Eliminación de Humedad”

Primero que todo debemos secar nuestros cogollos. Debemos tener en cuenta que necesitamos un espacio adecuado a la cantidad de ramas que colgaremos, un ambiente seco y oscuro que permita que la concentración y la circulación de aire para que fluya constantemente por entre las ramas. La mejor manera es colgarlas en un espacio amplio para que no se choquen entre sí (mientras más espacio tengan más rápido se secarán uniformemente). Una buena ventilación permitirá que nuestros cogollos reciban aire fresco para permitir la disminución de humedad uniforme y constante, ya que, debemos tener en cuenta que sin una adecuada ventilación corremos el riesgo de la aparición de hongos y moho entre los cogollos, estropeando todo el trabajo anterior y perdiendo parte de nuestra cosecha. Es por eso que se aconseja la puesta de ventiladores rotatorios o fijos en distintas direcciones para que lleguen a cada esquina. Es importante regular la temperatura (18° a 24°) y la humedad (45% a 55%),  ya que mejorará considerablemente la calidad de nuestra cosecha. El proceso de perdida de humedad de los cogollos es muy importante, considerando que los componentes de las plantas se transforman, en este caso la eliminación de humedad interna se realiza para que el ácido tetrahidrocannabionico (THCA) se convierta en tetrahidrocannabinol (THC), nuestro amado componente psícoactivo. Ésto se debe realizar lentamente para que la planta pierda clorofila y no raspe nuestra garganta al ser fumada.

Luego de 1 a 2 semanas aproximadamente (se pueden doblar los tallos para comprobar, y si crujen !Pega el salto! (porque ya están secos), nuestra cosecha deberá estar lista para ir al proceso gourmet… el frasco de vidrio.

secado

 

 

CURADO: “Sabor y Suavidad”

Una ves listo el proceso de secado, estamos listos para introducir nuestros cogollos a los frascos de “mermelada”. Al irlos llenando, nuestros frascos, debemos tener en cuenta que solo 2/3 de este serán ocupados, ya que, aún secos necesitan aire para mantenerse frescos, por lo que debemos abrirlos todos los días, moverlos y revisarlos en caso de que pueda existir la aparición de moho u hongos (si es así, se deben retirar los cogollos infectados y cambiar los sanos a otro frasco para evitar el contagio).

Al ir pasando los días y las semanas iremos fumando, también nos daremos cuenta de que el sabor va cambiando y variando según el tiempo. Esto ocurre por la oxidación de los cogollos, que al conservar un poco de humedad, siguen degradando sus componentes (lo que no es negativo). Al pasar por este proceso los cogollos al fumarlos quedan mas suaves y con un aroma cada vez mas natural. No todo tiene que ser por un largo periodo de tiempo, cada uno elige el punto óptimo de sus cogollos, su sabor y efecto que mas desee.

curado

Dejar un comentario