Semillas: ¡Manos a la obra!

con No hay comentarios

Atención!

Lamentablemente, regulaciones y legislaciones referentes a semillas de marihuana a menudo difieren de país a país. Por esta razón rogamos se informen acerca de las regulaciones vigentes a las cuales deben necesariamente atenerse. Lee las condiciones de uso completas aquí.

Básicamente, necesitarás dos cuencos o platos y algunos pañuelos de papel húmedos. 

1. Preparación

      • Forra el fondo del primer plato con algunas capas de pañuelos húmedos y quita el exceso de agua del plato.
      • Luego, coloca las semillas sobre el pañuelo, permitiendo que cada semilla tenga el mayor espacio posible.
      • Coloca otras pocas capas de pañuelos húmedos sobre las semillas, poniendo atención en quitar nuevamente el exceso de agua.
      • Finalmente, cubre todo con el segundo plato puesto del revés, para formar una ‘concha’ – esto creará el ambiente oscuro y húmedo necesario para la germinación.

2. Germinación

      • Coloca los platos en algún lugar cálido (21º C) y alejado de luz directa.
      • Vigila tus semillas cada día para asegurar que los pañuelos no se hayan secado. Pulveriza los pañuelos con agua, si es necesario.
      • Después de algunos días verá que las semillas se rompen y sale una raíz. Es poco común, pero algunas semillas pueden necesitar 10 días o hasta 2 semanas hasta romperse.
      • Cuando hayan aparecido los primeros milímetros de raíz de una semilla abierta, debes trasplantarlas muy cuidadosamente (preferiblemente con pinzas) a un pequeño tiesto de cultivo (substrato, fibra de coco o lana de roca)

3. Plantar

      • Haz un hoyo de  2-3mm (máx. 5mm) de profundidad en el centro, coloca tu semilla en el hoyo (primero la raíz) y cúbrela.
      • Tu plantón deberá salir en un plazo de 1 a 3 días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *